la independencia,Cataluña proclama el sí,el sí,Cataluña proclama el sí por la independencia, Cataluña, Estado independiente, los ciudadanos de Cataluña, España,gran repercusión en España,Las primeras horas,Generalitat de Cataluña

Cataluña proclama el sí por la independencia

Cataluña proclama el sí por la independencia

Actualidad y noticias del mundo.
El gobierno de Carles Puigdemont condenó la represión por parte de las autoridades españolas durante la jornada de votación e informó que enviará los resultados de la consulta.

EL PRESIDENTE de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, afirmó que la región se ganó el derecho a tener un Estado independiente, luego de realizarse la jornada de un referéndum de autodeterminación prohibido, marcado por intervenciones policiales y ganado masivamente por el sí según su gobierno.

“Con esta jornada de esperanza y también de sufrimiento, los ciudadanos de Cataluña nos hemos ganado el derecho a tener un Estado independiente que se constituya en forma de República”, aseguró el mandatario.

El referéndum de independencia que se ha celebrado este 1 de octubre en Cataluña no solo ha causado una gran repercusión en España, sino también en varias partes del mundo. A pesar de que el plebiscito fue tachado de “ilegal” por las autoridades españolas, la Yeneralidad catalana estima que más de 2,2 millones de personas han participado en la votación.

90% a favor.

Las cifras divulgadas por las autoridades catalanas indican que 2.020.144 votaron ‘Sí’ (90%), mientras que por el ‘No’ se decantaron 176.566 electores (7,8%).

Las primeras horas.

La jornada empezó con el despliegue policial en las áreas cercanas a los sitios designados para la votación. En total, unos 12.000 efectivos de la Guardia Civil y la Policía Nacional fueron movilizados en el territorio catalán.
Mientras, centenares de ciudadanos catalanes empezaron a formar colas para votar en el plebiscito, unas horas antes de que se iniciase la votación, prevista para las 07:00 horas GMT.

La votación.

Algunos de los colegios electorales fueron cerrados antes de la votación, con la confiscación de las urnas y papeletas.

A pesar del cierre de unos 1.300 colegios, la mayoría de los sitios se abrió a tiempo, y ciudadanos consiguieron emitir sus votos. La Yeneralidad catalana anunció que se podía llegar con las papeletas descargadas e imprimidas desde casa, y sin necesidad de sobres, para garantizar el referéndum.

¿”Legitimidad y dignidad”?.
Después de la publicación de los primeros resultados, el presidente de la Generalidad catalana, Carles Puigdemont, señaló la “legitimidad y dignidad” del referéndum. No obstante, en los medios se difundieron imágenes con varias irregularidades. En particular, la Sociedad Civil Catalana (SCC), asociación política opuesta al proceso de independencia, difundió varias fotografías donde se observan las personas votando múltiples veces en colegios electorales diferentes. Además, según los reportes, había ocasiones en las que varias personas votaron en la calle, sin mesas electorales constituidas ni control alguno.

 

Poco después del inicio de la votación, antidisturbios de la Policía Nacional comenzaron a intervenir en algunos colegios electorales, aunque sin éxito, después de que los Mozos de Escuadra (la Policía autonómica) se limitasen a levantar acta tras encontrarse a centenares de personas en los centros de votación para impedir su cierre, tal y como ordenó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el viernes.

En la localidad de Aiguaviva (Gerona) denunciaron el uso del gas lacrimógeno por parte de la Guardia Civil. Mientras, varios juzgados abrieron diligencias para investigar la actuación de los Mozos de Escuadra, por no haber impedido la votación, como ordenaba el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Durante las cargas policiales efectuadas este domingo en varios centros de votación, resultaron heridas más de 840 personas. De ellas, 33 son agentes de las fuerzas de seguridad.

“No ha habido un referéndum.

“Hoy no ha habido un referéndum, ha sido una mera escenificación. Hemos constatado que el Estado de derecho mantiene su vigencia”, declaró el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, tras la votación catalana. El mandatario español aseguró que el Gobierno actuó “con firmeza y serenidad” y que el “Estado de derecho mantiene su fortaleza”.

“Cataluña consiguió su derecho a la soberanía.

Por su parte, Puigdemont anunció que la región “consiguió su derecho a la soberanía” y que se la “ganó a pulso”. Según Puigdemont, “el Estado español ha escrito una página vergonzosa en su relación con Cataluña”.

El presidente de la Generalidad también afirmó que se pretende “trasladar los resultados al Parlamento catalán para que actué con lo previsto en la Ley del Referéndum”.
De acuerdo con datos del gobierno catalán, más de 2.2 millones de personas participaron en la votación en la cual 90% de la ciudadanía apostó por el sí. Con esta victoria, la mayoría independentista del Parlamento regional había prometido declarar la secesión de esta región del noreste de España.

El sufragio quedó lastrado por la intervención de la policía española en su intento de cerrar varios puntos de votación, protegidos desde antes de la madrugada por multitudes de personas. Según el gobierno, más de 800 manifestantes tuvieron que ser atendidos por los servicios de emergencias.

Puigdemont acusó a las autoridades de Madrid de ejercer un “uso injustificado, irracional e irresponsable de la violencia” pero el jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, contestó que las fuerzas de seguridad “han cumplido con su obligación y con el mandato que tenían de la justicia”.

En su intervención, los agentes de seguridad no dudaron en arremeter contra aquellos que opusieron resistencia, echando mano de porras, empujones y pelotas de goma, según testigos.

“Se han llevado las urnas por la fuerza, porque los presidentes de las mesas agarraban las urnas con las dos manos y se las arrancaban literalmente de las manos”, explicó Marc Carrasco, apoderado de un colegio barcelonés.

Los servicios regionales de salud atendieron a 844 personas, entre las cuales había 92 heridos graves y menos graves. Uno fue alcanzado por una pelota de goma en un ojo y otro sufrió un infarto durante una incursión policial, detalló un portavoz regional de Salud.

Por su parte, el ministerio del Interior informó que 33 agentes tuvieron que ser atendidos médicamente.

Cataluña proclama el sí por la independencia
Cataluña proclama el sí por la independencia

Llamado a las urnas.

A pesar de la jornada caótica y los intentos de cerrar urnas, en muchos centros instalados se pudo votar, donde se formaron inmensas filas de gente.

“Nos lo han puesto difícil pero finalmente pudimos votar. La gente es persistente, no deberían subestimarnos”, celebró tras cerrarse los colegios Meritxell Casademont, profesora de 50 años en el barrio barcelonés de Gracia, entre cientos de personas gritando: “¡Hemos votado!”.

Anticipando el cierre de colegios, el gobierno regional instauró a última hora un censo único para que los 5.3 millones de electores pudieran votar en cualquier centro. Eso permitió votar a Puigdemont, cuyo centro fue desalojado por la fuerza por la Guardia Civil.

Pero muchos no independentistas, como Enrique Calvo, jubilado de 67 años del barrio unionista de Nou Barris, optaron por abstenerse para no “legitimar el proceso”. “Esto está mal hecho tanto por el gobierno catalán como por el gobierno central en Madrid”, opinó.

Cataluña, en lucha.

El referéndum, cuya pregunta es “¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de República?”, culmina años de creciente tensión entre Madrid y el gobierno de esta región con lengua propia, que cuenta con 7.5 millones de habitantes y representa 19% del PIB español.

Aunque divididos sobre la cuestión de independencia, más de 80% de los catalanes reclamó esta consulta, rechazada y calificada de anticonstitucional por el gobierno de Rajoy.

Desde su convocatoria a principios de septiembre, rápidamente suspendida por el Tribunal Constitucional, las instituciones españolas emplearon todos sus recursos para impedirla, incluyendo el envío de 10,000 refuerzos policiales, sin conseguir laminar la determinación del gobierno de Puigdemont.

Si bien Rajoy pidió comenzar a partir de este lunes “el restablecimiento de la normalidad institucional”, los ánimos en Cataluña parecen ir en sentido contrario.

Una plataforma con 44 organizaciones, entre ellas los dos grandes sindicatos UGT y CCOO y las dos principales asociaciones independentistas, llamó a una huelga general para este 3 de octubre con el fin de condenar “la violencia ejercida por parte de las fuerzas de seguridad del Estado”.

Mientras que Puigdemont prometió trasladar en los próximos días el resultado del escrutinio al parlamento regional, dominado por sus partidarios, para que declare la independencia de la región una vez confirmada la victoria.

“Todos sabemos que hay un periodo de transición, que no hay un botón que automatiza las independencias”, precisó el sábado en una entrevista con la AFP en la que también pidió “una mediación” para solucionar su conflicto con Madrid.

En este sentido, el domingo pidió a Bruselas que “actúe con rapidez”. “La Unión Europea ya no puede continuar mirando hacia otro lado”, la situación en Cataluña “es un asunto de interés europeo”.
Actualidad y noticias del mundo.

Comments are closed.