Científicos de la NASA lanzan un manifiesto que lo cambiaría todo

Científicos de la NASA lanzan un manifiesto que lo cambiaría todo

Científicos de la NASA lanzan un manifiesto que lo cambiaría todo: la Luna podría convertirse en planeta
Hasta ahora a los niños se les decía en las escuelas que el Sistema Solar estaba compuesto por ocho planetas: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. De aprobarse el nuevo manifiesto lanzado por la NASA debemos empezar de cero. Más de 100 nuevos planetas (incluyendo a la Luna).

 

Hasta ahora, cuando hablábamos de nuestro Sistema Solar lo hacíamos para definir el sistema planetario donde se encuentra la Tierra y otros objetos astronómicos que giran directa o indirectamente en una órbita alrededor de una única estrella conocida: el Sol.

Precisamente esta era la base para definir a esos ocho planetas, los cuales se solían aprender de carrerilla en las escuelas (de menor a mayor distancia respecto al Sol). En realidad hasta el 2006 incluíamos a Plutón, quién desde el 24 de agosto de ese año pasó a ser clasificado como un planeta enano y por tanto excluido de la lista de planetas del sistema por la Unión Astronómica Internacional (AIU).

Ahora varios científicos de la NASA han publicado un manifiesto que propone una nueva definición de planeta. Y no una cualquiera, una que cambiaría todo lo que entendíamos como tal sumando más 100 al Sistema Solar e incluyendo a la Luna o reinsertando al propio Plutón.

Redefinir el concepto de planeta
¿Cómo? El cambio clave radica en que los cuerpos celestes de nuestro sistema solar ya no necesitan estar orbitando al Sol para ser considerados como planetas. Y la razón que argumentan es que deberíamos estar viendo sus propiedades físicas intrínsecas, no sus interacciones con las estrellas. Según los investigadores:

De acuerdo con la clasificación científica proponemos una definición geofísica de planeta que destaca las propiedades físicas intrínsecas de un cuerpo sobre sus propiedades orbitales extrínsecas.
En este punto debemos volver a aquel agosto de 2006 en el que Plutón pasó a ser un planeta enano. Entonces la Unión Astronómica Internacional (la organización encargada de oficializar tales cambios) definía a un planeta como:

Un cuerpo celeste que (a) está en órbita alrededor del Sol, (b) tiene suficiente masa para que su gravedad supere las fuerzas rígidas del cuerpo de modo que asuma una forma de equilibrio hidrostático (casi redonda), y (c) se encuentre claramente despejado de sus vecinos alrededor de su órbita.
Los investigadores del nuevo manifiesto liderados por Alan Stern, a su vez el tipo que dirigió la misión New Horizons de la NASA a Plutón, abogan por un cambio en los criterios. En primer lugar piden que sean los científicos planetarios los encargados de darle forma a la definición, y no los astrónomos como hasta ahora.
Stern y sus colegas han reescrito la definición de un planeta y han enviado el manifiesto a la AIU para su consideración. En el mismo se puede leer lo siguiente:

Proponemos la siguiente definición geofísica de un planeta para uso de educadores, científicos, estudiantes y el público en general.

Un planeta es un cuerpo de masa sub-estelar que nunca ha sufrido una fusión nuclear y que tiene suficiente auto gravedad para asumir una forma esferoidal adecuadamente descrita por un elipsoide triaxial independientemente de sus parámetros orbitales. De acuerdo con el énfasis en las propiedades intrínsecas, nuestra definición geofísica se basa directamente en la física del mundo en sí, en lugar de la física de sus interacciones con objetos externos.
Stern se refiere a los objetos redondos en el espacio que son más pequeños que las estrellas. En realidad estamos ante una simplificación de lo que se conoce actualmente como planeta, aunque claro, una simplificación que variaría por completo el conjunto del nuestro Sistema Solar. De darse por válido nuestra Luna y otros satélites en el sistema como Titán, Encélado, Europa o Ganímedes calificarían como planetas. Y sí, Plutón por supuesto que volvería a entrar en la definición. La listas ascendería a más de 100 nuevos planetas.

¿Por qué deberíamos cambiar la definición de “planeta”?
Para los investigadores su definición es más certera porque la actual es inherentemente defectuosa por las siguientes razones:

Reconoce únicamente como planetas a aquellos objetos que orbitan nuestro Sol, no aquellos que orbitan otras estrellas o que orbitan libremente en la galaxia.
Actualmente es indispensable “mantenerse” alejado de cualquier vecino en su órbita, lo que se traduce en que no permite la entrada de pequeños cuerpos celestes que estén volando constantemente a través de órbitas planetarias (incluyendo la Tierra).
Por último, los investigadores dicen que la actual definición es vaga y que debe aclarar el significado de esa “zona” estipulada entre planetas.
Sea como fuere, estamos ante una propuesta que ahora debe ser revisada por la AIU para posteriormente tomar una decisión. Un cambio, de producirse, que significaría un nuevo y sorprendente escenario sobre la historia conocida. Tanto, que redefiniría el conjunto de cuerpos que forman nuestro Sistema Solar. Casi nada.

Fuente

 

Comments are closed.