¿Por qué dicen que el 23 de septiembre es el fin del mundo?

¿Por qué dicen que el 23 de septiembre es el fin del mundo?

¿Por qué dicen que el 23 de septiembre es el fin del mundo?

actualidad y analisis.

hoy en medio de tantos desastres naturales, fenomenos celestiales y rumores de una letal guerra, muchas especulaciones, y pronosticos estan rondando el mundo por medio de las redes sociales y otros medios, anunciando un nuevo fin del mundo.

presentaremos este acticulo para poder mostrar lo que se habla en el medio, para que cada uno pueda conocer cual es la verdad al respecto.
nuestra opinion al tema estara al final de este video.
Los teóricos del fin del mundo creen que el eclipse del pasado 21 de agosto ha sido un aviso de que se aproxima el principal evento del libro del Apocalipsis.

El fin del mundo ha llegado de nuevo. Y esta es la definitiva, según dicen algunos remarcados teóricos del apocalipsis. Si hace seis años la hecatombe que iba a acabar con nuestro planeta venía profetizada por los mayas, en esta ocasión, es la Biblia la que tiene las claves para saber qué es lo que pasará el próximo sábado, 23 de septiembre, fecha del supuesto final de todo.
¿Quién lo dice?.
El teórico David Meade lanzó, hace año y medio, un libro titulado Planeta X-La llegada del 2017, donde decía haber calculado la fecha en la que iba a suceder los hechos profetizados por el libro del Apocalipsis. Y marcó en el calendario, concretamente, el 23 de septiembre del 2017.
Su cálculo se basa sobre todo en versos y códigos numéricos de la Biblia, en donde tiene una gran importancia el número 33. «Jesús vivió 33 años.
El nombre Elohim, que es el nombre del dios de los judíos, es mencionado 33 veces en la Biblia», le contó Meade al Washington Post. «Es un número, desde el punto de vista bíblico, significativo. Y yo hablo de astronomía y de la Biblia al mismo tiempo», explicó.

¿Por qué dicen que el 23 de septiembre es el fin del mundo?
¿Por qué dicen que el 23 de septiembre es el fin del mundo?

.
Una nueva teoría de la conspiración sitúa el fin del mundo al final del verano.
¿Por qué el 23 de septiembre?
Meade ha considerado que el eclipse total del pasado 21 de agosto es un signo de que se acerca el apocalipsis profetizado. «Cuando el eclipse empiece el 21 de agosto, el amanecer será oscuro, como predijo Isaías, y a esa luna se le llama “luna negra”». Es entonces cuando llega la cuestión del número 33: «La “luna negra” ocurre una vez cada 33 meses […] y, no por casualidad, el eclipse ha empezado [en su paso por Estados Unidos] en Oregón -el estado número 33- y ha acabado en el paralelo 33, en Carolina del Sur». No se acaba ahí la cosa. «Un eclipse de estas características no ha ocurrido desde 1918, que fue hace 99 años, es decir, 33 veces tres».Y algo más: El 23 de septiembre, fecha del supuesto fin del mundo, es, precisamente, 33 días después del eclipse solar.

¿Qué pasará?
En esta fecha del fin del mundo, calculada por los numerólogos que estudian la Biblia, el Planeta X, también conocido como Nibiru, que tiene una órbita impactará en la Tierra y causará, como consecuencia, erupciones volcánicas, tsunamis y terremotos que no dejarán rastro de la vida humana. Antes del supuesto impacto de Nibiru, y siempre basándose estos teóricos en las escrituras sagradas de los cristianos, tendrá lugar uno de los episodios más importantes para los creyentes: el Rapto o Arrebatamiento, cuando supuestamente llegará la segunda venida de Jesucristo, y este se llevará consigo a los buenos cristianos y dejará al resto en la Tierra antes de la destrucción total del planeta.

De hecho, para Meade, el fin del mundo no será exactamente en esa fecha que calculó, el 23 de septiembre del 2017, sino que ahí será cuando se produzca este evento religioso.
A continuación, se desarrollarán una serie de eventos catastróficos durante varias semanas, que harán que el mundo cambie para siempre. ¿Habrá algún indicio?
Según los teóricos del apocalipsis, el devastador huracán Irma o el terremoto de México han sido ya avisos de lo que va a pasar en este 23 de septiembre .
Pero el más importante de entre todos los que se habrían producido ya, según David Meade, sería el eclipse total del pasado 21 de agosto.
En todo caso, todavía queda una señal más clara.
Este evento se anunciará, según el libro del Apocalipsis, último capítulo de la Biblia basado en las revelaciones de Juan el Evangelista, cuando aparezcan en el cielo una curiosa señal: «una mujer vestida con el sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en su cabeza.
Está embarazada y llora de dolor cuando está a punto de dar a luz». ¿Y qué tiene que ver esto con la astronomía?
Las revelaciones del Apocalipsis se caracterizan por ser poco claras y muy simbólicas. Pero para los expertos escatológicos, este 23 de septiembre se producirá en el firmamento un fenómeno que coincidiría con esa imagen.En teoría, la alineación entre las constelaciones de Leo y Virgo y de algunos planetas harán que se cumpla al pie de la letra esa visión de la llegada del Rapto y el consiguiente fin del mundo.

La mujer se correspondería con la constelación de Virgo, mientras que la corona de estrellas vendría a estar compuesta por Leo (que tiene 9 estrellas), más los planetas Venus, Marte y Mercurio.
En esa fecha, además, la luna estaría justo a los pies de Virgo, mientras que el sol estará pasando precisamente por esa constelación, como corresponde a esta época del año, lo que se correspondería con «estar vestida por el sol».

Además, según había definido previamente el escritor Gary Ray, el planeta Júpiter, que ha estado en el «interior» de la constelación de Virgo, se moverá hacia el exterior, lo que se correspondería con el supuesto parto.Según Bob Meade, este fenómeno «se formará y durará solo unas horas, de acuerdo con la simulación computacional de modelos astronómicos. Nunca ha sucedido antes y no volverá a pasar».
¿Qué dice la ciencia?
Para los científicos, todas estas teorías del fin del mundo no tienen ningún fundamento.
David Morrison, miembro de la Nasa, desmintió que hubiera un planeta que fuera a impactar con la Tierra en el día establecido por David Meade. Y mucho menos este 23 de septiembre.
Nibiru, según los teóricos del fin del mundo, pasa por el Sistema Solar cada 3.600 años.
Para David Morrison, «si Nibiru fuera real y tuviera una masa sustancial, entonces ya habría perturbado las órbitas de Marte y de la Tierra y nosotros percibiríamos cambios en esas órbitas». No solo eso, sino que, además, considera que «sería muy brillante, y todos seríamos capaces de percibirlo a simple vista».

Pero hay algunos conspiracionistas que creen, además, que Nibiru no es un planeta, sino una enana marrón. «Si ese fuera el caso, todo lo que he dicho anteriormente sería muchísimo peor», añade David Morrison, «y los astrónomos lo habrían rastreado hace más de una década».
Además, la propia Nasa ha recordado que el día del fin del mundo ya había sido predicho para mayo del 2003 y se cambió, posteriormente, para el 21 de diciembre del 2012, fecha que muchos identificaban con el supuesto apocalipsis maya.
¿Y si Trump y Kim Jong-Un tienen algo que ver?
Hay quienes creen que la imagen del libro del Apocalipsis, la de una mujer vestida de sol con la luna bajo sus pies, podría corresponderse con una bomba atómica.
Los que ven esto probable intentan pensar en cómo definiría la persona que escribió el libro de las revelaciones la visión profética de un misil y han llegado a la conclusión de que hay muchas correspondencias.

Eso, sumado al grito al dar a luz (que identifican con la explosión final), o a otros pasajes del apocalipsis que vaticinan para ese día «un gran estruendo», ha hecho pensar a muchos que el fin del mundo sería, en realidad, el inicio de una guerra que acabaría destruyendo el planeta. Y Donald Trump y Kim Jong-Un, que parecen obsesionados con demostrar quién tiene el mayor arsenal, podrían tener algo que decir al respecto.

La verdad es que el dia llegara cuando lo profetisado por la biblia se cumpla; podemos estar seguros que la unica profecia comfiable de nuestros dias es la escritura biblica.
y esta escritura nos albierte de los tiempos del fin, no con fechas o horas pero si con señales y alvertewncias.
leamos.
el arte de servir cree firmemente que este dia llegará pronto, segun lo anuncia la escritura biblica. no hay dia ni hora, el dia y la hora solo Dios lo sabe, y nos albierte de estas cosas en su palabra.
leamos.
Señales del fin del mundo.
Jesús salió del templo y, mientras caminaba, se le acercaron sus discípulos y le mostraron los edificios del templo.

Pero él les dijo:

¿Ven todo esto? Les aseguro que no quedará piedra sobre piedra, pues todo será derribado.

Más tarde estaba Jesús sentado en el monte de los Olivos, cuando llegaron los discípulos y le preguntaron en privado:

¿Cuándo sucederá eso, y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?

Tengan cuidado de que nadie los engañe —les advirtió Jesús—. Vendrán muchos que, usando mi nombre, dirán: “Yo soy el Cristo”, y engañarán a muchos. Ustedes oirán de guerras y de rumores de guerras, pero procuren no alarmarse. Es necesario que eso suceda, pero no será todavía el fin. Se levantará nación contra nación, y reino contra reino. Habrá hambres y terremotos por todas partes. Todo esto será apenas el comienzo de los dolores.

Entonces los entregarán a ustedes para que los persigan y los maten, y los odiarán todas las naciones por causa de mi nombre. En aquel tiempo muchos se apartarán de la fe; unos a otros se traicionarán y se odiarán; y surgirá un gran número de falsos profetas que engañarán a muchos. Habrá tanta maldad que el amor de muchos se enfriará, pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo. Y este evangelio del reino se predicará en todo el mundo como testimonio a todas las naciones, y entonces vendrá el fin.

»Así que cuando vean en el lugar santo “el horrible sacrilegio”, del que habló el profeta Daniel (el que lee, que lo entienda), los que estén en Judea huyan a las montañas. El que esté en la azotea no baje a llevarse nada de su casa. Y el que esté en el campo no regrese para buscar su capa. ¡Qué terrible será en aquellos días para las que estén embarazadas o amamantando! Oren para que su huida no suceda en invierno ni en sábado. Porque habrá una gran tribulación, como no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá jamás. Si no se acortaran esos días, nadie sobreviviría, pero por causa de los elegidos se acortarán. Entonces, si alguien les dice a ustedes: “¡Miren, aquí está el Cristo!” o “¡Allí está!”, no lo crean. Porque surgirán falsos Cristos y falsos profetas que harán grandes señales y milagros para engañar, de ser posible, aun a los elegidos. Fíjense que se lo he dicho a ustedes de antemano.

Por eso, si les dicen: “¡Miren que está en el desierto!”, no salgan; o: “¡Miren que está en la casa!”, no lo crean. Porque así como el relámpago que sale del oriente se ve hasta en el occidente, así será la venida del Hijo del hombre. 28 Donde esté el cadáver, allí se reunirán los buitres.

Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días,

»“se oscurecerá el sol
y no brillará más la luna;
las estrellas caerán del cielo
y los cuerpos celestes serán sacudidos”.
La señal del Hijo del hombre aparecerá en el cielo, y se angustiarán todas las razas de la tierra. Verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria. 31 Y al sonido de la gran trompeta mandará a sus ángeles, y reunirán de los cuatro vientos a los elegidos, de un extremo al otro del cielo.

Aprendan de la higuera esta lección: Tan pronto como se ponen tiernas sus ramas y brotan sus hojas, ustedes saben que el verano está cerca. 33 Igualmente, cuando vean todas estas cosas, sepan que el tiempo está cerca, a las puertas. Les aseguro que no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan. 35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras jamás pasarán.

Se desconocen el día y la hora
Pero, en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino solo el Padre. La venida del Hijo del hombre será como en tiempos de Noé. Porque en los días antes del diluvio comían, bebían y se casaban y daban en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca; y no supieron nada de lo que sucedería hasta que llegó el diluvio y se los llevó a todos. Así será en la venida del Hijo del hombre. Estarán dos hombres en el campo: uno será llevado y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo: una será llevada y la otra será dejada.

Por lo tanto, manténganse despiertos, porque no saben qué día vendrá su Señor. Pero entiendan esto: Si un dueño de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, se mantendría despierto para no dejarlo forzar la entrada. Por eso también ustedes deben estar preparados, porque el Hijo del hombre vendrá cuando menos lo esperen.
¿Quién es el siervo fiel y prudente a quien su señor ha dejado encargado de los sirvientes para darles la comida a su debido tiempo? Dichoso el siervo cuando su señor, al regresar, lo encuentra cumpliendo con su deber. Les aseguro que lo pondrá a cargo de todos sus bienes. 48 Pero ¿qué tal si ese siervo malo se pone a pensar: “Mi señor se está demorando”, y luego comienza a golpear a sus compañeros, y a comer y beber con los borrachos? El día en que el siervo menos lo espere y a la hora menos pensada, el señor volverá. Lo castigará severamente y le impondrá la condena que reciben los hipócritas. Y habrá llanto y rechinar de dientes.

Comments are closed.