Guerra en Europa: La guerra olvidada que podria cambiar la historia

Guerra en Europa: La guerra olvidada que podria cambiar la historia

Guerra en Europa: La guerra olvidada que podria cambiar la historia 

La guerra en Ucrania con la llegada al poder de Donald Trump?.
actualidad y noticias del mundo.
Los enfrentamientos se intensificaron el domingo en Avdiivka y ambas partes han responsabilizado a la otra de haber iniciado los combates.
Es la única guerra que se libra en Europa y los combates parecían haber perdido efervescencia en los últimos meses.


Pero la situación en el este de Ucrania cambió radicalmente esta semana con renovados enfrentamientos entre los rebeldes separatistas apoyados por Rusia y las fuerzas del gobierno.

Los combates, que se han centrado principalmente en la ciudad de Avdiivka -controlada por el gobierno- han dejado al menos 20 muertos y a decenas de miles de residentes sin agua y electricidad en temperaturas que, se informa, han llegado a los -28 GRADOS.
El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas advirtió el miércoles de un “peligroso deterioro” en la región y pidió a las partes en guerra que pongan fin a la violencia.
Ninguna de las partes, sin embargo, parece dispuesta a ceder en este conflicto que ha precipitado las relaciones entre Moscú y Occidente a niveles similares a los de la Guerra Fría.

¿Realmente pueden mejorar las relaciones entre Rusia y Estados Unidos durante el gobierno de Donald Trump?

La guerra entre separatistas rusos y fuerzas del gobierno de Ucrania, que comenzó en 2014, ha cobrado más de 10.000 vidas.
Hace dos años se acordó un cese el fuego en Minsk, pero desde entonces se ha logrado poco progreso para alcanzar una solución política al conflicto que se ha cobrado más de 10.000 vidas.
Y esta semana ambas partes se han responsabilizado mutuamente de reiniciar los enfrentamientos y de usar sistemas de lanzamiento de cohetes Grad, que son armas imprecisas que lanzan múltiples cohetes en una extensa zona, y que fueron prohibidas bajo los acuerdos de Minsk.

Sanciones a Rusia.

Estados Unidos y la Unión Europea impusieron sanciones a Rusia en respuesta sus acciones en el este de Ucrania.
Pero el Kremlin niega que esté apoyando a los rebeldes y ha dicho que se trata de “voluntarios” y soldados rusos que han entrado a la zona de guerra por su propia voluntad.
Ahora, con la nueva administración del presidente Donald Trump en EE.UU. quien ha dicho que desea mejorar las relaciones con Putin y ha hablado de “revisar” las sanciones impuestas a Moscú, muchos se preguntan cuál será la respuesta de Washington ante la intensificación de los conflictos.

Trump ha sugerido que podría ser el momento de retirar las sanciones y ha hablado de “potencial para un gran acuerdo” con el presidente ruso, Vladimir Putin.
Los enfrentamientos estallaron el domingo, poco después de que el mandatario estadounidense sostuviera su primera conversación telefónica en la Casa Blanca con su homólogo ruso.
Y los expertos creen que tanto Kiev como Moscú están tratando de explotar la intensificación de la guerra en Ucrania para influir en el nuevo gobierno de EE.UU.

Los enfrentamientos estallaron el domingo después de que el presidente estadounidense Donald Trump sostuviera su primera conversación telefónica en la Casa Blanca con el mandatario ruso Vladimir Putin.

Los misiles con capacidades nucleares que Rusia está desplegando en Kaliningrado, el enclave que tiene en plena Unión Europea
Según Alex Kokcharov, analista de la consultora de defensa y seguridad IHS Jane’s, la intensificación de la violencia podría ser “una exhibición de fuerza” de Rusia.
“Rusia está dispuesta a usar la escalada controlada en Donbas (el este de Ucrania) para demostrar a la nueva administración de Estados Unidos su control del conflicto”, le dijo Kokcharov al diario estadounidense The Washington Post.

“Es probable que esto sea parte de una estrategia más amplia de Rusia para obtener reafirmación extranjera y militar”, agrega.
Esta estrategia, sin embargo, podría potencialmente complicar los esfuerzos de Washington para mejorar sus relaciones con Rusia.

Llamado de Ucrania.

El Ejército de Estados Unidos está ayudando a entrenar y equipar a los soldados ucranianos que combaten contra los separatistas rusos.
Es por eso que Kiev mira con temor la posibilidad de que Washington mejore sus relaciones con Putin.

La cancillería ucraniana emitió una declaración a principios de esta semana apelando a los gobiernos de Occidente para que intervengan diplomáticamente.
“Durante los últimos dos días, las fuerzas de ocupación rusas han llevado a cabo ataques masivos a través de la frontera”, dice.

“Le pedimos a nuestros socios internacionales que incrementen su presión política y diplomática sobre el Kremlin para detener la peligrosa escalada en Donbas y evitar una catástrofe humanitaria en la región”, agrega.

Y el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, dijo el martes: “Los bombardeos son masivos. ¿Quién se atreve a hablar de retirar las sanciones en tales circunstancias?”.

Los nuevos combates se han centrado principalmente en la ciudad de Avdiivka, controlada por el gobierno ucraniano.
Pero otros creen que la renovación de los combates podría tener un beneficio político para el gobierno de Kiev; tanto para llamar la atención hacia este “conflicto olvidado”, como para descarrilar un potencial acercamiento entre Putin y Trump.

Esta última, al menos, es la acusación que ha surgido en Moscú.

“Kiev está tratando de usar los combates, que causaron ellos mismos, como pretexto para negarse a observar el acuerdo de Minsk, y responsabilizar a Rusia”, dijo el miércoles Yuri Ushakov, asesor de política exterior del gobierno ruso.

Guerra de terceros.
Tal como explica Famil Ismailov, editor de BBC Rusia, lo que está ocurriendo ahora es que tanto Moscú como Kiev están intentando mejorar sus posiciones con respecto a Ucrania.

“Se trata de una guerra donde están luchando terceras partes”, dice el periodista. “Rusia está usando la situación para desestabilizar a Ucrania y, tal como está Ucrania, será fácil de desestabilizar”.
Lo cierto es que en Washington, hasta ahora, ha habido un claro cambio de tono sobre Ucrania desde la pasada administración de Barack Obama.
El Departamento de Estado indicó esta semana que apoya, la soberanía y la integridad territorial” de Ucrania.
Pero no ha responsabilizado a Moscú por no ayudar a controlar a los rebeldes separatistas.

Así, los nuevos enfrentamientos en Avdiivka han vuelto a poner la mirada de la comunidad internacional en este conflicto olvidado.
Y mientras Kiev y Moscú observan con expectativa cuál será la respuesta del nuevo gobierno estadounidense, el resto del mundo mira con preocupación hasta dónde podrá llegar este conflicto.

“La situación podría escalar de una crisis militar y política en la región a un conflicto internacional”, afirma Famil Ismailov.
“Sería una guerra que envolvería a toda Europa y donde ni la OTAN ni la Unión Europea podrían hacer mucho, considerando la elección de Donald Trump y lo que ha dicho sobre la sanciones y su acercamiento a Moscú”.

Comments are closed.